top of page
  • Foto del escritorMaría Artigas Albarelli

El descendimiento

Rogier van der Weyden

Rogier van der Weyden (1399/40-1464)

Descendimiento (antes de 1443).

Museo del Prado, Madrid.



El descendimiento se realizó en un momento en el que el arte flamenco atravesaba por un cambio formal y conceptual, donde los valores de la luz y el color cobraron gran importancia como elementos primarios en la composición pictórica. Esto implicó un cambio técnico, que fue posible gracias a la «nueva técnica del óleo», donde la intensidad de la luz pudo reforzarse con capas delgadas de colores translúcidos (Panofsky, 2017. 53). Además, el óleo permitía la aplicación de veladuras con lo cual se creaban transparencias y profundidad.


El descendimiento se conformó con once tablas verticales de madera de roble, unidas por sus cantos a la unión viva con un encolado de caseína, hecha con cal y queso, y reforzadas con espigas de madera. Después se le aplicó un aparejo de carbonato cálcico o creta, para impermeabilizar el soporte. Los aparejos se fabricaban con una carga de yeso y un aglutinante de cola animal, como la ajicola: ajos y restos de pieles de animales hervidos.


Sobre el aparejo, Van der Weyden realizó un primer dibujo, a manera de boceto, con negro carbón. Encima de éste aplicó una fina capa translúcida de imprimación al óleo, realizada con aceite de linaza y algún color, en este caso anaranjado, que dejaba ver la capa de abajo y a su vez proporcionaba un fondo reflectante luminoso. Sobre ésta volvió a realizar una serie de trazos libres y esquemáticos, con los que señaló la disposición de algunos elementos, así como la profundidad de la escena. Durante el proceso pictórico fue cuando realizó el modelado y corrigió algunos trazos y disposición de elementos.


La pintura al óleo se preparaba manualmente en el taller del artista a base de pigmentos disueltos en aceite, como el de linaza o el de nuez, que funciona como aglutinante y secante. El disolvente, la esencia de trementina, favorece el secado así como el brillo de la capa de pintura. Se requería una gran pericia tanto para la preparación como para la aplicación de los colores, pues cada pigmento precisaba de proporciones diferentes de aceite y, a su vez, el secado de los pigmento tampoco era homogéneo. Para El descendimiento Van der Weyden aplicó seis capas de pintura.


Los pigmentos que utilizó fueron: blanco de plomo para los blancos, negro (sin determinar su origen), azurita y ultramarino natural para los azules, resinato de cobre pulverizado para los verdes, bermellón de mercurio para los naranjas, óxidos de hierro para los marrones, amarillo de plomo y estaño, laca orgánica roja y bermellón de mercurio para los rojos y oro. (Van Asperen de Boer. 49).


© María Artigas, 2020.

 

BIBLIOGRAFÍA


ALBA, L.: El ‘Descendimiento’ de Roger Van der Weyden. Aspectos técnicos de sus copias más fieles. Actas del Congreso Internacional Rogier Van der Weyden y España, Museo Nacional del Prado, 2015.


ALEGRE CARVAJAL, E., PERLA DE PARRAS, A., LÓPEZ DÍAZ, J.: La matera del arte: técnicas y medios. Madrid. Editorial Universitaria Ramón Areces.


KROUSTALLIS, S. K.: Diccionario de materiales y técnicas. Vol. II. Ministerio de Educación Cultura y Deporte, 2015.


PANOFSKY, E.: Los primitivos flamencos. Madrid. Cátedra, 2017.


VAN ASPEREN DE BOER, J. R. J., et alii: Algunas cuestiones técnicas del ‘Descendimiento de la cruz’ de Roger van de Weyden. Boletín del Museo del Prado, Tomo 4.


Página web: Museo del Prado


Vídeo: El descendimiento de Rogier van del Weyden y sus copias de época. Conferencia de Laura Alba. Museo Nacional del Prado, 2019.


38 visualizaciones0 comentarios

Comments


Commenting has been turned off.
GROUP TOURS
bottom of page