top of page
  • Foto del escritorMaría Artigas Albarelli

«¡Dio ti mantenga, signore!»,o sobre los comitentes


Rafael Sanzio. Madonna Sixtina (detalle).
Rafael Sanzio. Madonna Sixtina (detalle), 1513-1514. Gemäldegalerie Alter Meister, Dresde.

El Renacimiento fue un periodo próspero para el arte, debido a las circunstancias políticas, económicas y sociales en que se hallaba Europa, principalmente Italia. Las guerras territoriales, el desarrollo del comercio y el acceso de mercaderes, banqueros y condottieros a los círculos del poder, generaron una nueva clase social que, además de los monarcas y la Iglesia, empezó a encargar obras de arte con las que creó un nuevo lenguaje visual para legitimar su posición.


La recuperación de la Antigüedad y el naturalismo, que comenzó a despuntar en el Trecento italiano de la mano de Giotto o de los Pisano en el terreno plástico, o de Dante, Boccaccio y Petrarca en el literario, cristalizó en el Quattrocento por parte de una aristocracia rica e ilustrada, que marcó una independencia intelectual con respecto al saber que se había desarrollado hasta entonces en los monasterios y las universidades.

Las ideas y el arte empezaron a desacralizarse y el hombre se constituyó en el epicentro del mundo sensible. Se tomó conciencia —a merced del descubrimiento del «Nuevo Mundo», del desarrollo de la ciencia, los avances técnicos, la recuperación y traducción de textos antiguos, así como el descubrimiento y coleccionismo de obras materiales de la Antigüedad clásica—, de que todo lo que se sabía hasta ese entonces no era todo lo que existía.



37 visualizaciones0 comentarios

Comments


Commenting has been turned off.
GROUP TOURS
bottom of page