top of page
  • Foto del escritorMaría Artigas Albarelli

De Stijl · Elementalismo

Theo van Doesburg

Theo van Doesburg (1883-1931). Contracomposición XIII, 1925-26. Óleo sobre lienzo, 49,9 x 50 cm. Guggenheim, Nueva York.



De Stijl significa El estilo, se inició en Holanda en 1917, con la publicación de la revista del mismo nombre. Sus principales integrantes y teóricos fueron Theo van Doesburg y Piet Mondrian. El movimiento no sólo afectó a la pintura, sino que también implicó al diseño tipográfico, la decoración, el mobiliario, el urbanismo y la arquitectura.


El estilo se fundamentó en el neoplasticismo (nueva plástica). Consistía en una simplificación plástica y conceptual, basada en un sistema ortogonal de líneas y ángulos rectos (verticales y horizontales), así como en los tres colores primarios (rojo, azul y amarillo), y en el «no-color» (negro, blanco y gris).

Con ello se pretendía eliminar en la obra los «aspectos de lo real», al suprimir la textura, la forma, la luz y el contorno. Todas estas características formales, como es de suponerse, tenían un trasfondo existencial y filosófico. En palabras de Mondrian:


El neoplasticismo necesita de una realidad que exprese las cosas tanto en su totalidad como en su unidad, es decir, como realidad equilibrada. Ésta excluye la apariencia de la realidad tangible y toda expresión en la que predomine lo natural. Los objetos y las cosas quedan reducidos, en virtud de esa dualidad, a un recurso plástico universal que exprese las cosas sin pretender representarlas [1].


Así, para Mondrian la composición de planos rectangulares de color y no-color, sustituían la representación formal y limitada. Lo no inmutable o espiritual, se expresaba mediante la línea recta y los planos de no-color, mientras que lo variable, es decir, lo natural, se expresaba mediante los planos coloreados y el ritmo.


En 1925, Van Doesburg creó el Elementalismo, que, a diferencia del neoplasticismo, aportaba el eje en diagonal para neutralizar tanto las direcciones positivas como negativas. Contracomposición XIII es un ejemplo de ello. En la pintura no hay áreas vacía e inactivas, sino que el ojo sigue la trayectoria de los triángulos creando una sensación de equilibrio cambiante. Piet Mondrian consideró inaceptable esta «desviación» del neoplasticismo, por lo cual terminó abandonando el grupo.


© María Artigas, 2022.


 

Notas

[1] Mondrian, Piet: Música y pintura. Madrid, Casimiro Libros, 2020. p. 65.


 

Bibliografía


ÁLVAREZ LOPERA, J. Maestros Modernos del Museo Thyssen-Bornemisza. Barcelona, Lunwerg Editores, 1992.


ANTIGÜEDAD DEL CASTILLO-OLIVARES, M. D.; NIETO ALCAIDE, V. y TUSELL GARCÍA, G. El siglo XX: la vanguardia fragmentada. Madrid, Editorial Ramón Areces, UNED, 2021.


CIRLOT, J.E. «Mondrian y el neoplasticismo», Cuadernos de arquitectura, [en línea], 1963, Núm. 54, p. 2-4, https://raco.cat/index.php/CuadernosArquitectura/article/view/109843 [Consulta: 4-04-2022].


CIRLOT, L. Las claves de las vanguardias artísticas del siglo XX. Barcelona, Editorial Ariel, 1988.


DE MICHELI, M. Las vanguardias artísticas del siglo XX. Madrid, Alianza Editorial, 1966.


MONDRIAN, P. Música y pintura. Madrid, Casimiro Libros, 2020.

19 visualizaciones0 comentarios

コメント


コメント機能がオフになっています。
GROUP TOURS
bottom of page